LA PAYOLA: para sonar hay que pagar.

Imagen

Por: Cristian Daniel Torres Osuna (Doctor en comunicación, cambio social y desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid).

Para citar la información de esta entrada, favor de utilizar el siguiente formato:

Torres Osuna CD. La industria discográfica actual [Blog Internet]. México: Cristian Daniel Torres Osuna (citado en: 13/12/2012) Disponible en: https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/12/13/la-payola-para-sonar-hay-que-pagar/

Una de las actividades más comunes dentro de la industria de la música es la payola, que permite a las empresas con mayor capital estar presentes en los medios de difusión más utilizados para la promoción de los artistas, fomentando principalmente la homogeneización de contenidos, la competencia encarnizada por los espacios y las barreras de entrada a los competidores de menor capital.

La premisa fundamental a la que responde la payola es que “para sonar hay que pagar”, por lo tanto consiste en un pago ilegal por parte de los artistas (cantantes o agrupaciones musicales), a los dueños, programadores o técnicos de estaciones de radio o televisión, para ser colocados en la programación con cierta continuidad y a horarios claves.

El monto del pago varía dependiendo las necesidades del artista según su caché y de los niveles de audiencia de los programas.El artista que tiene la necesidad constante de impulsar su carrera debe tener un buen respaldo económico para solventar esta actividad, necesaria para tener difusión masiva, generar audiencia, maximizar las ventas y buscar nuevos o mejores contratos nacionales o extranjeros.

La payola considerada como un caso de corrupción, se realiza normalmente a través de terceros y pagos en efectivo, por lo cual es una práctica que existe pero no se percibe normalmente. Existen por lo menos tres formas en las que se realizan este tipo de operaciones;

 Pago directo a dueños de emisoras y musicalizadores de las mismas, en efectivo o a través de terceros.

 El artista cede conciertos gratuitos, o un porcentaje importante de los beneficios económicos a dueños de emisoras y musicalizadores de las mismas.

 Discográficas y productoras musicales asumen el pago de la extorsión para hacer sonar al artista que representan. Aquí se da el caso muchas veces que la discográfica o productora musical paga para que no suene un artista determinado que es competencia para su representado. Igualmente en este modo están involucradas grandes disqueras e importantes intereses económicos de la industria cultural (h ttp://es.wikipedia.org/wiki/Payola).

Comentarios, críticas y complementaciones sean bienvenidos.

CT

Para entender mejor lee el artículo anterior:  Las pequeñas y medianas empresas en la industria de la música: Pymes. https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/11/28/las-pequenas-y-medianas-empresas-en-la-industria-de-la-musica-pymes/

Anuncios

Las pequeñas y medianas empresas en la industria de la música: Pymes.

Imagen

Por: Cristian Daniel Torres Osuna (Doctor en comunicación, cambio social y desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid).

Para citar la información de esta entrada, favor de utilizar el siguiente formato:

Torres Osuna CD. La industria discográfica actual [Blog Internet]. México: Cristian Daniel Torres Osuna (citado en: 28/11/2012) Disponible en: https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/11/28/las-pequenas-y-medianas-empresas-en-la-industria-de-la-musica-pymes/

Las prácticas puramente mercantiles practicadas por las majors han dado como resultado un mercado de poca diversidad y productos homogéneos. La lógica de las “súper estrellas” y su posicionamiento a nivel masivo a través de la instauración de tendencias adaptadas a los gustos populares, han reducido drásticamente la inversión en géneros menos acordes al mainstream dominante, dejando fuera de los catálogos de los grandes sellos nichos de mercado de menor demanda.

En este contexto se configuran las Pymes o Indies como la contraparte y complemento de las Majors. Históricamente, los pequeños sellos se han encargado de explotar los mercados minoritarios que para las grandes transnacionales no son lo suficientemente rentables. Estos nichos, representan el 20% del mercado global y en ellos se incluyen diversos géneros musicales: especializados, underground, folclóricos o clásicos (Jazz experimental, el metal en todos sus subgéneros, punk, música clásica, etc.).

Las Indies o Pymes, sin contar con el poder de inversión, promoción y distribución de las grandes transnacionales, se han venido especializando en los eslabones primarios de la cadena de valor, primando las etapas de búsqueda y creación de nuevas tendencias. Para Yúdice, la mecánica de los pequeños sellos se basa en “encontrar nuevos talentos y diseminarlos hasta donde les sea posible por lo general en el mercado local, sin las inversiones en promoción típicas de las majors […] de ahí un nuevo arreglo conforme al cual las indies les venden o licencian los contratos a las majors para que los promocionen y distribuyan” (Yudice, 1999: 15).

Los sellos pequeños, generalmente, no cuentan con departamentos especializados para cada una de las actividades productivas, las decisiones y estrategias son tomadas por una sola o muy pocas personas que coordinan todo lo relacionado con creación, producción, distribución y comercialización, y evidentemente no corresponden al carácter expansivo a través de filiales como los grandes sellos.

El descubrimiento y explotación de posibles éxitos masivos, acorde con los recursos humanos y financieros de las Pymes, permite que las Majors se nutran de información sobre el desarrollo del mercado actual. Constituyendo una especie de consultora externa de investigación que, por un lado complementa a las grandes compañías y por otro permite a las pequeñas venderles las licencias de los contratos.

Una vez realizada la venta de licencias, las Majors están listas para utilizar sus formulas estandarizadas de éxito (producción y distribución masiva, con grandes campañas de marketing), para lanzar al estrellato con poco margen de error, a los noveles artistas salidos del semillero de las Pymes. De tal forma que “la industria de la música se basa en una constante dialéctica entre el lanzamiento del joven artista y la gestión del artista consagrado, entre el lanzamiento del hit del momento y la explotación del catalogo de éxitos” (Flichy, 1982; Miége, 1989 en Bustamante, 2007:189).

Otra característica inherente a los pequeños sellos es la gran vulnerabilidad al fracaso financiero. Al anteponer criterios estéticos sobre los mercantiles la tasa de mortalidad de los sellos emergentes es muy alta. Particularidad que los vuelve susceptibles a compras y fusiones estratégicas llevadas a cabo por las grandes transnacionales, con el fin de reducir la competencia y mantener el mercado concentrado.

Las diferencias y sinergias entre Majors y Pymes, han configurado un mercado con doble cara: una con productos masivos homogéneos y otra con productos diversos y minoritarios; en la primera y la más estandarizada, nos encontramos a artistas con muchas similitudes entre ellos, en la mayoría de los rankings musicales, revistas, programas musicales en radio y tv, canales de distribución por internet, etc. En la segunda, se apuesta por el fomento a la diversidad cultural, la investigación y propuesta de nuevos y distintos géneros, fusiones y tendencias que no encuentran cabida en los catálogos de la primer cara.

Convergemos en el análisis de Bustamante cuando considera que asistimos una cultura clónica, una “repetición ritualizada incesante de un abanico limitado de formulas, en el que la oscilante curva de las modas culturales aparece planificada e integrada en la estrategia de oferta. Ciertamente, esa cultura no supone, de forma automática, la eliminación del pluralismo en sectores caracterizados por costes y barreras de entrada relativamente bajos, pero polariza el mercado incesantemente, disminuyendo la competitividad de los productos minoritarios, de bajo coste o lanzados por las Pymes, que se ven obligados a seguir esa misma dinámica temporal, e incluso ven impedida su llegada al mercado en no pocas ocasiones… existe un mayor condicionamiento a medio plazo de los gustos de los consumidores, y de un daño irreparable a la reproducción de los viveros de creación locales y, en suma, de la innovación misma” (Bustamante, E. 2003: 33).

Comentarios, criticas, complementaciones sean bienvenidos.

CT

Para entender mejor lee el artículo anterior: Los grandes sellos discográficos: estrategias multimedia y la división musical https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/09/05/los-grandes-sellos-discograficos-estrategias-multimedia-y-la-division-musical/

Los grandes sellos discográficos: estrategias multimedia y la división musical

Imagen

Por: Cristian Daniel Torres Osuna (Doctor en comunicación, cambio social y desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid).

Para citar la información de esta entrada, favor de utilizar el siguiente formato:

Torres Osuna CD. La industria discográfica actual [Blog Internet]. México: Cristian Daniel Torres Osuna (citado en: 05/09/2012) Disponible en: https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/09/05/los-grandes-sellos-discograficos-estrategias-multimedia-y-la-division-musical/

Como hemos analizado antes, el conjunto de las Majors se mueve bajo una economía de alcance para aminorar el riesgo inherente a los productos musicales e intentar captar mayores cuotas de mercado, generalmente respaldadas por una organización superior que coordina y supervisa a diversas ramas.

Las compañías con mayores capitales se han transformado en conglomerados multimedia de entretenimiento, integrando la televisión, el cine, la editorial, discográficas, conciertos, entre otras actividades. El esquema consiste en distintos niveles jerárquicos llamados divisiones, que responden a un consejo directivo y de finanzas de mayor importancia.

Como ejemplo práctico, definiremos la estrategia conglomeral de la empresa Sony y sus divisiones:

Los altos mandos del organigrama (Consejo Directivo y Finanzas) administran las divisiones que se desprenden (Sony Music, Sony electronicos, Sony Computer, Sony Entertainment, Sony Ericsson) coordinando decisiones y designando los recursos que se destinan para el funcionamiento de cada división (instalaciones, personal, objetivos de empresa, etc.), así como las estrategias de marketing en actividades conexas.

El marketing multimedia es uno de los recursos más efectivos para este tipo de organización, una vez generada una tendencia cultural, todo estará conectado a lo largo de una hilera de productos en torno al producto creativo: la película, la banda sonora, el libro, videojuego, ringtones, etc. Cada producto es utilizado para proyectar otro, generar tendencias y aumentar las fuentes de ingreso.

“El negocio de estos gigantes industriales del entretenimiento se basa en el desarrollo de personalidades globales que puedan ser comunicadas y explotadas a través de múltiples medios y soportes, mediante la publicidad, el endosamiento de productos y el patrocinio de productos de consumo”. (Palmeiro, C. 2004:23).

Bajo este modelo, la división musical se beneficia con el establecimiento de tendencias por las demás ramas y viceversa, permitiendo explotar los productos musicales a través de distintas ventanas de comercialización y enormes campañas multimediáticas de promoción.

Son comunes las alianzas con el cine, la radio, los videojuegos y televisión para aminorar los riesgos relacionados con la producción discográfica.

En palabras de Bustamante asistimos a “un movimiento de concentración que, aunando globalización del mercado y posibilidades de las nuevas redes, ha puesto en marcha movimientos múltiples, desde la integración vertical entre redes y gigantescas carteras de contenidos hasta la fusión entre operadores de telecomunicaciones y fabricantes de software con grandes corporaciones mediáticas, o alianzas que refuerzan aun más el poder oligopolista por sectores y, especialmente, en forma transversal multimedia (Bustamante, E. 2006:3).

Comentarios, criticas, complementaciones sean bienvenidos.

CT

Para entender mejor lee el artículo anterior: los gastos de los grandes sellos discográficos https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/08/09/los-gastos-de-los-grandes-sellos-discograficos-19/

Los gastos de los grandes sellos discográficos

Imagen

Por: Cristian Daniel Torres Osuna (Doctor en comunicación, cambio social y desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid).

Para citar la información de esta entrada, favor de utilizar el siguiente formato:

Torres Osuna CD. La industria discográfica actual [Blog Internet]. México: Cristian Daniel Torres Osuna (citado en: 09/08/2012) Disponible en:https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/08/09/los-gastos-de-los-grandes-sellos-discograficos-19/

 En este apartado analizaremos los gastos* de los grandes sellos discográficos;

En el informe IFPI 2010 se estima que una compañía discográfica major gasta normalmente un millón de dólares en el lanzamiento de un nuevo artista (generalmente pop o de otras tendencias masivas) en los grandes mercados. La distribución se realiza entre el anticipo pagado al artista, costos de grabación, costos de producción de videoclips y los gastos del trabajo del tour de promoción:

Anticipo……………………………..         US$ 200.000
Gastos de Grabación…………………  US$ 200.000
3 Videoclips…………………………..      US$ 200.00
Tour de promoción…………………..  US$ 100.000
Promoción/Marketing……………… US$ 300.00
TOTAL……………………………            US$ 1.000.000

Pago de anticipo al artista; El anticipo permite al artista escribir, ensayar y grabar el repertorio. En caso de éxito, los anticipos son recuperables de las ventas del artista. Un típico anticipo pagado a un nuevo artista en mercados importantes es de US$ 200.000, pero a menudo es más grande. Los anticipos para un artista “famoso” comúnmente exceden un millón de dólares.

Financiando los gastos de grabación; Los costos pueden elevarse a aproximadamente US$ 200.000 para grabar un nuevo artista, aunque empleando un productor famoso puede llevar esto por encima de US$50.000 por cada tema. La inversión puede ser más o menos elevada dependiendo la elección de los de músicos (uno solo o una orquesta) y las sesiones.

 Producción de videoclips; El costo de grabación de videos puede también tener una amplia variación dependiendo la producción elegida. Algunos de los más costosos representan varios días de grabación y edición, costando alrededor de US$ 1 millón. Un costo típico por filmar un video para promocionar un álbum de un nuevo artista está en los US$ 200.000.

 Gastos del tour promocional; Los artistas emergentes requieren de un gran aparato promocional entre los cuales se integra la gira de conciertos en directo. Evidentemente, el nivel de inversión el tour promocional es altamente dependiente de la naturaleza y posicionamiento del artista, pero suele elevarse a S$ 100.000.

 Marketing y promoción; Este rubro representa el más grande del presupuesto de lanzamiento de un artista al mercado. Los sellos discográficos gastan fuertemente en marketing y promoción de artistas con el propósito de generar una amplia audiencia. Una inversión típica se eleva a US$ 300.000.

 Pago de regalías; Los pagos de regalías son usualmente basados en un porcentaje de las ventas, ingresos por ventas de streams licenciados o sincronizados. Los equipos de trabajo en las compañías son responsables por recaudar y distribuir las regalías a los artistas ejecutantes, productores y autores.

La disposición de grandes capitales permite a las cuatro majors establecer fuertes barreras de entrada a nuevos y más débiles capitales, estandarizar precios, al tiempo que ganan más cuota de mercado a través de la economía de alcance y escala, primando la producción de lo que se tiene certeza que será vendido, reduciendo así la incertidumbre intrínseca del producto musical. Como regla general, las grandes arriesgan con grandes inversiones en pocas producciones que les aseguran recuperar la inversión y jugosas ganancias.

* Evidentemente, estos gastos no son estandarizados y pueden variar dependiendo el producto y la compañía, sin embargo marcan una tendencia en el mundo de la música.

Comentarios, criticas, complementaciones sean bienvenidos.

CT

Para entender mejor lee el artículo anterior: funcionamiento de los grandes sellos discográficos https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/08/07/funcionamiento-de-los-grandes-sellos-discograficos-majors-20/

Funcionamiento de los grandes sellos discográficos: Majors

Imagen

Por: Cristian Daniel Torres Osuna (Doctor en comunicación, cambio social y desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid).

Para citar la información de esta entrada, favor de utilizar el siguiente formato:

Torres Osuna CD. La industria discográfica actual [Blog Internet]. México: Cristian Daniel Torres Osuna (citado en: 07/08/2012) Disponible en: https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/08/07/funcionamiento-de-los-grandes-sellos-discograficos-majors-20/

Como hemos descrito, los procesos de concentración que acompañan a la industria de la música, permiten que el 80% de las producciones esté controlado por muy pocas empresas transnacionales (Majors), y el 20% restante se reparta en pequeñas y medianas empresas (Pymes) con realidades económicas y de producción distintas.

Aunque estos dos modelos de desarrollo responden a diferentes lógicas de funcionamiento, constituyen una serie de sinergias claves en su desarrollo, a la vez que un elemento fundamental en el funcionamiento del universo de la industria discográfica.

En este apartado analizaremos las particularidades de los grandes sellos discográficos;

Majors.-

A la par de los procesos de concentración e internacionalización, las grandes discográficas (Emi, Warner, Sony, Universal) se han caracterizado por un modelo de negocios basado principalmente sobre algunos criterios económicos a lo largo de la cadena de valor. Veamos;

A partir de la década de los sesenta, “los ejecutivos de las grandes discográficas comenzaban a darse cuenta de que la mayor rentabilidad del negocio se encontraba en los últimos eslabones de la cadena de valor fonográfica, es decir, la fabricación y distribución. Desde entonces (y mucho más intensamente en los años noventa), las majors han tendido a alejarse de las actividades creativas o upstream (es decir, comenzaron a subcontratar las actividades de búsqueda, selección y producción artística) para orientarse más al downstream de la industria (concretamente, la fabricación y la distribución)” (Palmeiro, C. 2004:21).

Otra estrategia característica de las majors se basa en la reducción de la inversión y la maximización de las ganancias, es decir, se apuesta por la creación de un “star system” que permita lanzar un cada vez menor número de artistas que les aseguren cada vez mayores ingresos. Un buen ejemplo lo constituye el fanatismo que rodea a los ídolos pop actuales que se convierten en tendencia y saturan los medios de comunicación.

Una de las más importantes particularidades de “las grandes”, radica en el poder de inversión de capital en aspectos de promoción, distribución y marketing, por ejemplo; en una operación para competir en los espacios de promoción “las compañías multinacionales pueden llegar a gastar hasta dos millones de euros* (Forbes.com, 22/02/02 en Bustamante 2003:60), mientras que una compañía independiente no cuenta con más de dos mil euros para el lanzamiento de un disco en su propio mercado” (Buquet, G. 2003:60).

* En el próximo artículo detallaremos los gastos de las grandes compañías discográficas.

Comentarios, criticas, complementaciones sean bienvenidos.

CT

Para entender mejor lee el artículo anterior: la industria de la música: procesos de concentración y transnacionalización https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/08/03/la-industria-de-la-musica-procesos-de-concentracion-y-transnacionalizacion-12/