LA PAYOLA: para sonar hay que pagar.

Imagen

Por: Cristian Daniel Torres Osuna (Doctor en comunicación, cambio social y desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid).

Para citar la información de esta entrada, favor de utilizar el siguiente formato:

Torres Osuna CD. La industria discográfica actual [Blog Internet]. México: Cristian Daniel Torres Osuna (citado en: 13/12/2012) Disponible en: https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/12/13/la-payola-para-sonar-hay-que-pagar/

Una de las actividades más comunes dentro de la industria de la música es la payola, que permite a las empresas con mayor capital estar presentes en los medios de difusión más utilizados para la promoción de los artistas, fomentando principalmente la homogeneización de contenidos, la competencia encarnizada por los espacios y las barreras de entrada a los competidores de menor capital.

La premisa fundamental a la que responde la payola es que “para sonar hay que pagar”, por lo tanto consiste en un pago ilegal por parte de los artistas (cantantes o agrupaciones musicales), a los dueños, programadores o técnicos de estaciones de radio o televisión, para ser colocados en la programación con cierta continuidad y a horarios claves.

El monto del pago varía dependiendo las necesidades del artista según su caché y de los niveles de audiencia de los programas.El artista que tiene la necesidad constante de impulsar su carrera debe tener un buen respaldo económico para solventar esta actividad, necesaria para tener difusión masiva, generar audiencia, maximizar las ventas y buscar nuevos o mejores contratos nacionales o extranjeros.

La payola considerada como un caso de corrupción, se realiza normalmente a través de terceros y pagos en efectivo, por lo cual es una práctica que existe pero no se percibe normalmente. Existen por lo menos tres formas en las que se realizan este tipo de operaciones;

 Pago directo a dueños de emisoras y musicalizadores de las mismas, en efectivo o a través de terceros.

 El artista cede conciertos gratuitos, o un porcentaje importante de los beneficios económicos a dueños de emisoras y musicalizadores de las mismas.

 Discográficas y productoras musicales asumen el pago de la extorsión para hacer sonar al artista que representan. Aquí se da el caso muchas veces que la discográfica o productora musical paga para que no suene un artista determinado que es competencia para su representado. Igualmente en este modo están involucradas grandes disqueras e importantes intereses económicos de la industria cultural (h ttp://es.wikipedia.org/wiki/Payola).

Comentarios, críticas y complementaciones sean bienvenidos.

CT

Para entender mejor lee el artículo anterior:  Las pequeñas y medianas empresas en la industria de la música: Pymes. https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/11/28/las-pequenas-y-medianas-empresas-en-la-industria-de-la-musica-pymes/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s