La industria de la música: procesos de concentración y transnacionalización.

Imagen

Por: Cristian Daniel Torres Osuna (Doctor en comunicación, cambio social y desarrollo por la Universidad Complutense de Madrid).

Para citar la información de esta entrada, favor de utilizar el siguiente formato:

Torres Osuna CD. La industria discográfica actual [Blog Internet]. México: Cristian Daniel Torres Osuna (citado en: 03/08/2012) Disponible en: https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/08/03/la-industria-de-la-musica-procesos-de-concentracion-y-transnacionalizacion-12/

Para una amplia comprensión del sector discográfico, es necesario remarcar aspectos socio-económicos fundamentales que rodean a la música como un bien de consumo. Por lo tanto, En este y los siguientes artículos (hasta nuevo aviso) abordaremos las características que acompañan las distintas fases de desarrollo de la Industria discográfica (ID); En esta ocasión analizaremos los procesos de concentración y transnacionalización.

Las principales características socio-económicas de la ID (Altos costes fijos, demanda incierta, economías de alcance y escala, etc.) han propiciado procesos de concentración y transnacionalización, que se han extendido a lo largo de los distintos periodos y formatos del sector. Pocas empresas han sido protagonistas de una serie compras y fusiones, delimitando la repartición del mercado, las tendencias musicales y las barreras de entrada, veamos;

En la década de los setenta aparecieron las primeras grandes corporaciones y se comenzó a advertir un sector dividido entre muy pocas manos. Entre las empresas líderes pioneras podemos destacar las estadounidenses RCA y CBS, así como Emi y Decca en Europa, quienes se expandieron en diversos mercados haciendo uso de los dos mecanismos más comunes: la compra de los sellos discográficos más pequeños por parte de las grandes corporaciones (Majors) y la fusión entre empresas con gran poder económico.

Un claro ejemplo de estos procesos es el desarrollado a partir de la aparición de la Movie Corporation of America (MCA) en el negocio de la música después de comprar la empresa Decca, “su primer movimiento importante se registro en 1988 al adquirir Motow, el único sello norteamericano de música negra con artistas y ejecutivos negros” (Burnett, 1996:58). En 1995 la empresa Seagram adquirió MCA y los estudios Universal, rebautizando la división musical como Universal Music Group. Finalmente la compañía alemana Bertelsman se convirtió también en uno de los principales actores en la industria de la música cuando en 1986 compro RCA (Negus, 1999, en Bustamante, 2003:58).

Otro ejemplos, los vemos reflejados en 1989, cuando la corporación Sony compró Columbia; en 1992 EMI absorbió Virgin Records; en 1998 la Universal compró Polygram convirtiéndose en la empresa con mayor cuota de mercado a escala mundial, y en el 2000 el grupo francés Vivendi absorbió al grupo Universal, justamente el mismo año en que AOL se fusionó con Time Warner. Con este tipo de movimientos estratégicos de control, a partir los años ochenta fueron seis las principales empresas discográficas que concentraban el 55% del mercado de la música grabada.

Dos décadas más tarde, como resultado empresarial positivo de estos procesos, las cinco principales empresas acumulaban más del 80% de las ventas de la industria discográfica a escala planetaria en el año 2000: Universal Music Group 22% del mercado, Sony Music el 21%, Warner Music el 15,1%, BMG el 13,2% y EMI el 13,1% (Buquet, G. 2003:59). Ya en el 2005, el mercado estaba repartido en solo 4 cuatro grandes empresas (Big Four).

Estos movimientos, potenciados por la cada vez mayor globalización de la economía mundial, multiplican el alcance hacia mercados más pequeños en países menos desarrollados (Mexico, Chile, Argentina, Brasil, por ejemplo) y la efectividad de las estrategias de comercialización a través de la ampliación de los nichos de mercado. A la vez que fomentan el control comercial por parte de muy pocas manos, instaurando fuertes barreras de entrada para nuevos competidores; pequeñas y medianas empresas (Pymes) que se reparten el 20% restante del mercado, bajo condiciones y modelos de negocio muy diferentes.

Como hemos analizado, los procesos de concentración y transnacionalización son una característica extremamente ligada a los procesos productivos de la ID desde sus inicios hasta la actualidad, en la que se continúan ensayando estrategias para la manutención y obtención de una mayor cuota de mercado.

Comentarios, criticas, complementaciones sean bienvenidos.

CT

Para entender mejor lee el artículo anterior: la música y la producción de cultura https://industriadiscograficaactual.wordpress.com/2012/08/02/la-musica-y-la-produccion-de-cultura-5/ 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s